México enfrenta a Japón para asegurar la primera presea olímpica del futbol nacional

Mexico-vs-Japon(Nota original: Televisa S.A. de C.V. 2012.).-  El destino se encargó de volver a enfrentar a México y a Japón en un escenario olímpico y en instancias definitivas, con una medalla de por medio: chocan en las semifinales del torneo varonil en Londres 2012, es inevitable regresar en el barco de la memoria a los Juegos Olímpicos de México 1968 cuando, en calidad de anfitrión, la Selección Mexicana tuvo una actuación histórica, de hecho la mejor, hasta estos momentos, en la historia del futbol olímpico nacional.

En esa ocasión, luego de caer ante Bulgaria en las semifinales, la presea de bronce se veía cercana para el equipo dirigido por el mítico Ignacio Trelles, pues se enfrentaría a los nipones por la misma. Pero la historia que se escribió fue muy amarga: Japón venció a México 2-0 ante la mirada atónita de una abarrotado Estadio Azteca, y se colgó la que es, todavía, su única medalla en futbol olímpico.

Con este panorama, la sensación de revancha emerge de los poros, aunque si bien no se dejaría a Japón sin medalla en caso de vencerlo, el consuelo sería saberse con una medalla segura en el pecho al acceder al duelo Final del torneo varonil, con una plata como mínima recompensa. Además, claro está, de devolverles la derrota en una instancia trascendental en Juegos Olímpicos.

El antecedente más fresco de un enfrentamiento entre estos dos equipos no es favorable para los mexicanos, ya que, en el marco del último juego de preparación anterior al debut en Londres 2012, Japón los sacudió por marcador de 2-1, mostrándose, por no pocos lapos del juego, muy superior.

Otro aspecto a tomar en cuenta es que el equipo asiático llega a esta semifinal sin haber recibido un solo gol, en calidad de invicto y luego de manifestar un futbol bastante efectivo en su último partido, en donde eliminó de forma contundente a Egipto (3-0). No será un partido nada sencillo para México. Se trata de un equipo compacto, ligero, muy ordenado y, sobre todo, concentrado, que no suele regalar oportunidades a sus rivales.

En este aspecto, la Selección Mexicana tendrá que tomarse muy en serio el encuentro, pues ante Senegal tuvo que reivindicar sus pecados gracias a las desatenciones de su rival. De igual forma, el equipo de Luis Fernando Tena deberá ser mucho más estable en todo el desarrollo del juego y evitar caer en esos altibajos que suelen permitir a sus oponentes tomar la iniciativa y causarle daño.

Con la única baja de Héctor Herrera, por acumulación de tarjetas amarillas, pero con la tranquilidad de haber encontrado certeza en un Jorge Enríquez que se creció ante Senegal, la Selección Mexicana está en un escenario decisivo que puede marcar a todos y cada uno de sus jugadores como los primeros futbolistas nacionales en conseguir una presea olímpica.