El Señor Ecce Homo es venerado en San Miguel

Senor-Ecce-Homo-01(Nota original: Organización Editorial Mexicana S.A. de C.V. Por: Anna Barrón).-  El pasado domingo por la tarde caminaron por las principales calles de la ciudad llevando en hombros la imagen del Señor Ecce Homo, acompañados del Cristo del Buen Temporal, el mismo que ha permitido a los sanmiguelenses sobrevivir de las sequías, heladas y otros desastres climáticos.

El recorrido inició en la calzada de La Aurora hacia el mercado "Ignacio Ramírez" y posteriormente hacia la parroquia de San Miguel Arcángel. Historiadores señalan que esta imagen sirvió para mantener la fe en la ciudad y en el campo, pues no todo el tiempo hubo buen clima, pero sí mucha fe. Ecce Homo significa en latín "He aquí el hombre".

Y de acuerdo a las memorias de don Félix Luna, cronista de la ciudad, la tradición dice que apareció una mula en el patio del templo de El Oratorio de San Felipe Neri y que estuvo ahí por dos o tres días. Los sacerdotes pensaron que algún viajero la había dejado, pero, al ver que nadie la recogía, abrieron el bulto que traía y vieron que se trataba de Ecce Homo. Sin embargo, indica don Félix que esta relación no puede ser exacta, porque la veneración es anterior a la llegada a San Miguel de los padres oratorianos.

A finales del siglo XVIII, la parroquia de San Miguel Arcángel logró recoger la imagen y colocarla en una capilla escondida, ubicada detrás del altar principal, por lo que los indígenas ya no acudieron a rendirle culto. Sin embargo, a pesar de los años, continúan algunos sanmiguelenses con esta tradición y durante todo el año, es una imagen peregrina en los rincones del municipio, especialmente las comunidades rurales, donde subsiste la agricultura como forma de vida.

En esta ocasión, la imagen venerada recorrió algunas las calles del centro para llegar a la parroquia de San Miguel Arcángel, donde fueron recibidos por el cura Primitivo González Rayas. Afuera de la parroquia se pusieron parandes con panes para los asistentes.