LogoTurismo002  Logo-Directorio  Ventana-Politica

AGUSTÍN DE ITURBIDE SE CORONA COMO EL EMPERADOR AGUSTÍN I DE MÉXICO.

En 1821, después de una guerra de once años, cuando Agustín de Iturbide lanzó el Plan de Iguala y firmó los Tratados de Córdoba, se logró la independencia de la Nueva España.

México, reconocido como un imperio independiente, definido como "monárquico, constitucional y moderado”, enfrentó la tarea de establecer una nueva forma de gobierno; para resolverlo, formada la Suprema Junta Provisional Gubernativa en la cual residía el gobierno interino del imperio, nombró a Iturbide presidente de la Junta, y más tarde, ya firmada el Acta de Independencia, Primer Jefe del Ejército Imperial de las Tres Garantías; se le dio el título de Majestad, y a partir de entonces manejó los asuntos como si fuera rey.

A pesar de que las diferencias entre los diferentes grupos aún prevalecían, el 21 de julio de 1822, Iturbide fue coronado Agustín I Emperador de México. La unción fue hecha por el obispo de Guadalajara en la catedral de la Ciudad de México, y el Presidente del Congreso colocó la Corona Imperial.

Su imperio se extendió desde Río Colorado hasta Panamá, pero las condiciones tan adversas hicieron de la suya, una monarquía efímera, que duró solamente ocho meses.

Con los conflictos prevalecientes, Agustín I abdicó al trono el 19 de marzo de 1823 y partió al exilio a Italia el 30 de marzo; más tarde, el Congreso lo declaró enemigo de la Nación, con la consigna de fusilarlo en caso de volver; sin saberlo, regresó en 1824, fue aprehendido y fusilado el 19 de junio de 1824.