LogoTurismo002  Logo-Directorio  Ventana-Politica

4 iniciativas que desafiaron a los poderosos

Comunidades en Oaxaca, Baja California o en el Distrito Federal se han organizado para crear iniciativas exitosas que les permiten reformar la ley, crear empresas prósperas o desarrollar la tecnología que les hace falta. Estas son cuatro historias de mexicanos que han enfrentado a los tomadores de decisiones.

En medio del hastío generalizado ante la desigualdad, comunidades organizadas, cooperativas o plataformas cibernéticas implementan estrategias para combatir la inequidad, derribar los monopolios y mejorar sus condiciones de vida. Son los mexicanos que le plantan cara a quienes toman las decisiones.

Los ciberactivistas que cambiaron la ley

¿Se puede cambiar la ley a través de una petición de internet? Esto es lo que consiguieron una profesora de yoga licenciada en derecho y un grupo de abogados animalistas de Tijuana el pasado octubre, cuando lograron que el Congreso de Baja California tipificara el maltrato animal como un delito en el Código Penal del estado, para sancionar, con pena de cárcel, a quienes infrinjan maltrato a los animales o los abandonen.

El talento indígena que combate la violencia con educación

Cristóbal García Jaimes es el creador del acelerador de partículas más barato del mundo. Tal vez usted no sepa qué es eso, pero su televisión tiene uno incorporado. Los aceleradores de partículas sirven para experimentar con los componentes de la materia y también tienen usos prácticos en tecnologías médicas como la cirugía laser.

Cristóbal no siempre tuvo siquiera televisión. A sus 19 años no ha tenido una vida fácil. Originario de San Miguel Totolapan, uno de los municipios más conflictivas del país y cuna de la plantación de amapola más grande de América, donde la violencia ha hecho huir a muchos de sus pobladores. El padre de Cristóbal también lo hizo pero por otros motivos. Desde los 11 años el muchacho tuvo que trabajar para ayudar a su madre, con una enfermedad renal que requiere diálisis, y sacar adelante a sus dos hermanos pequeños. Pero nunca dejó los estudios. Ahora no cumple todavía los 20 años y tiene más de 40 reconocimientos. El último, el Premio Nacional de la Juventud 2014, que otorga el gobierno mexicano a jóvenes de hasta 29 años.

Se lo ganó con el acelerador de partículas, que ahora quiere usar para explicar ciencia a los niños de su municipio. Este es el objetivo de Ciencia sin Fronteras, la organización social que él mismo creó en octubre, después de recibir el premio. De momento apenas ha podido llevar libros recogidos en donaciones. Y es que pese a las becas que se ha ganado gracias a su talento y esfuerzo, Cristóbal trabaja de velador para costearse sus estudios de física en la UNAM.

Los pueblos que desafiaron a Slim

Si el hombre más rico del mundo, Carlos Slim, aumentó sustancialmente su fortuna al tener el monopolio de la telefonía mexicana, ahora 19 comunidades de Oaxaca la democratizan al sostener las primeras redes autónomas de telefonía celular en el mundo. Talea de Castro fue la primera. Este municipio zapoteco, enclavado en lo alto de la Sierra Juárez en Oaxaca, vive por encima de las mismas nubes y ahora también está más allá del gigante de las telecomunicaciones.

Talea no entra en la clasificación del Coneval de municipios más rezagados. Pero ni para Telmex ni Telcel habían sido una prioridad. Pese a las demandas durante décadas de los pobladores y otros municipios vecinos, Telmex solo había instalado en esa región serrana algunos teléfonos satelitales para cumplir con la obligación legal de dar interconexión a todo el país. Pero estos teléfonos son escasos y caros. La normalización de la telefonía celular tampoco les había beneficiado. Los zapotecos de la sierra Juárez como los tzeltales de la selva lacandona o tantas otras zonas parece que no son rentables para el gigante de las telecomunicaciones americanas, por lo tanto no tienen derecho a comunicarse vía telefónica.

Los pueblos que desafiaron a Slim

Si el hombre más rico del mundo, Carlos Slim, aumentó sustancialmente su fortuna al tener el monopolio de la telefonía mexicana, ahora 19 comunidades de Oaxaca la democratizan al sostener las primeras redes autónomas de telefonía celular en el mundo. Talea de Castro fue la primera. Este municipio zapoteco, enclavado en lo alto de la Sierra Juárez en Oaxaca, vive por encima de las mismas nubes y ahora también está más allá del gigante de las telecomunicaciones.

Talea no entra en la clasificación del Coneval de municipios más rezagados. Pero ni para Telmex ni Telcel habían sido una prioridad. Pese a las demandas durante décadas de los pobladores y otros municipios vecinos, Telmex solo había instalado en esa región serrana algunos teléfonos satelitales para cumplir con la obligación legal de dar interconexión a todo el país. Pero estos teléfonos son escasos y caros. La normalización de la telefonía celular tampoco les había beneficiado. Los zapotecos de la sierra Juárez como los tzeltales de la selva lacandona o tantas otras zonas parece que no son rentables para el gigante de las telecomunicaciones americanas, por lo tanto no tienen derecho a comunicarse vía telefónica.