LogoTurismo002  Logo-Directorio  Ventana-Politica

Porfirio Díaz, el villano que pudo ser héroe

Porfirio Díaz es uno de los personajes más polémicos de la historia de México. 

Este 2 de julio se conmemoran 100 años de la muerte del general que nació el 15 de septiembre de 1830 en Oaxaca.

Los restos de José de la Cruz Porfirio Díaz Mori se encuentran en Francia, en el cementerio de Montparnasse, ubicado en París, ciudad en la que el general vivió sus últimos días después de haber huido de la Revolución Mexicana.

La última voluntad del general Díaz fue que sus restos descansaran en México, lo cual aún no se ha cumplido.

Porfirio Díaz Núñez, bisnieto del expresidente de México, dijo en entrevista que su abuelo merece un sitio en la tierra que lo vio nacer.

Según Díaz Núñez, la "Historia" dirá cuando será el momento para hacer la repatriación, pero opinó que será "cuando el pueblo de México tenga la suficiente madurez para reconocer que somos humanos, que hay errores, pero que es tiempo de reconciliarnos".

Porfirio Díaz Mori fue el presidente de México que consiguió la estabilidad después de la convulsionada etapa surgida luego de la Independencia de México.

Díaz estudió Derecho en el Instituto de Ciencias y Artes, donde fue discípulo de Benito Juárez (1806-1872), de quien se haría seguidor. Pero dicho plantel fue cerrado por el presidente Antonio López de Santa Anna (1794-1876) en 1854, por lo que ese mismo año se sumó a la Revolución de Ayutla que derrocó al mandatario.

Así ingresó a la carrera militar, en la que su asenso fue espectacular; participó en la Guerra de Reforma y en la lucha contra la invasión francesa y el ascenso de Maximiliano de Habsburgo como emperador.

Uno de los episodios poco conocidos fue su participación en la Batalla de Puebla del 5 de mayo de 1862 junto con Ignacio Zaragoza (1829-1862).

VER: Porfirio Díaz, el héroe poco conocido del 5 de mayo

Su carrera militar le generó gran reconocimiento, pero el Congreso eligió a Benito Juárez como presidente, quien se reeligiría cuatro años después, ante lo cual Díaz se reveló y lanzó el Plan de La Noria, en el que se pronunció por la no reelección. Ante su fracaso, salió del país.

Con una amnistía abierta luego de la muerte de Juárez, en 1872, Díaz regresó al país, aunque la presidencia recayó en Sebastián Lerdo de Tejada (1823-1889), quien pretendió reelegirse en 1876, frente a lo cual se volvió a revelar lanzando el Plan de Tuxtepec, con el que ahora sí triunfó y accedió a la presidencia.

Ese fue su primer periodo como presidente, cargo que ganó en nueve ocasiones. 

El dominio porfirista impulsó una paz que permitió el reconocimiento internacional, la apertura de nuevas líneas de crédito, la inversión nacional y extranjera. "Poca política y mucha administración" era el lema de la época.

Sin embargo, con el paso de los años, conforme avanzaba el porfiriato era cada vez más palpable la abismal diferencia en el reparto de la riqueza nacional, y el descontento de los pobres era creciente.

En este contexto, en el proceso electoral de 1910, el político coahuilense Francisco I. Madero (1873-1913) se postuló como oponente a Díaz a la Presidencia.

Madero realizó una campaña entusiasta, a la que se sumó cantidad de sectores sociales opuestos al régimen porfirista. Sin embargo, fue detenido antes de la jornada electoral en Monterrey y encarcelado en San Luis Potosí.

Salió de la cárcel pagando una fianza, huyó a Estados Unidos y desde ahí lanzó el Plan de San Luis, en el que desconocía a Díaz como presidente y llamaba a levantarse en armas contra él para el 20 de noviembre de 1910.

Al llamado respondieron cientos de personas, quienes integraron un ejército que en tan sólo seis meses derrotó a las fuerzas armadas del régimen. 

En esa misma ciudad en mayo de 1911 se firmó la paz entre maderistas y el gobierno de Díaz, quien renunció a la Presidencia y abandonó el país con rumbo a París, Francia, donde habría de morir el 2 de julio de 1915.

Ni villano ni héroe

El historiador británico Paul Garner examina la era porfiriana, su origen, carácter y evolución, en su obra “Porfirio Díaz. Entre el mito y la historia”, ya disponible en las diversas librerías del país.

  • 13-05-06-banner