LogoTurismo002  Logo-Directorio  Ventana-Politica

¿Cómo dividir la cuenta al salir con amigos?

02 de julio del 2014Salir a comer o a un bar con un grupo de amigos o compañeros de trabajo puede tornarse incómodo a la hora de pagar.

Seguramente el escenario es familiar para muchos y en ocasiones puede derivar en un malentendido cuando los comensales piensan "yo pagué más", "tú pusiste menos propina" o "yo solo quiero pagar lo mío".

Roberto Morán, autor del libro 'Lo que debes saber de dinero antes de cumplir 40', plantea que cada vez que pagamos algo sentimos un poco de dolor, pero éste disminuye cuando en vez de 100 pesos, son 150, o 200, cada vez aumenta menos y es preferible que una sola persona asuma todo el dolor de una vez; la siguiente pagará alguién más.

No obstante, que cada quien pague lo suyo es la tendencia que muchos han adoptado para no caer en malentendidos. Isela Muñoz, autora del e-book 'De deudor a Millonario', asegura que pagar por lo que cada quien consume es la costumbre europea y en países como Alemania ni siquiera se tiene que aclarar. "Incluso los meseros separan las cuentas aunque estén todos en la misma mesa . Y si le agregas que las tarjetas no se usan, puedes ver meseros muy eficientes llevando montones de recibos con la cuenta detallada, además de una cartera y un monedero para darte tu cambio de inmediato".

Si tú y tu grupo de amigos se enfrentan al problema al pagar la cuenta ten en mente estas opciones:

-Cada quien lo suyo: Pedir la cuenta por separado siempre será lo más sencillo, sobre todo si tienes un presupuesto limitado, solo llevas lo justo o si unos quieren pagar con tarjeta y otros con efectivo. También aplica cuando tu amigo tiene 'tanta hambre que podría comerse una vaca' pero tú solo quieres un café.

-Pagar por turnos: Alternarse para pagar la cuenta es conveniente cuando salen regularmente los mismos y visitan los mismos lugares. Por ejemplo, si cada ocho días desayunas con tu amiga, una semana puede pagar ella y la siguiente tú. Es una buena práctica para seguir en contacto con el pretexto de 'te debo un desayuno'.

-Alguién cubre todo el gasto: Si salen muy seguido, a los mismos lugares y además consumen cosas similares, que alguien cubra lo de todos y que le paguen después no suena descabellado. Pero solo es conveniente si todos están de acuerdo y cuando el grado de confianza lo permite.

Leer Nota Completa