Más apoyos a mamás adolescentes para que continúen sus estudios

Escrito por Hugo on .

Mamas-solterasLa SEG apoyará con $650.00 mensuales a mil mamás jóvenes para que continúen sus estudios de nivel básico y preparatoria.

(Nota original: Compañía Periodística Meridiano S.A de C.V. Por: Karla Ruíz Méndez).-  Karla estaba a punto de inscribirse a la preparatoria, cuando una noticia frustró sus planes: estaba embarazada. Lo mismo le ocurrió a Emma, quien a los 16 años tuvo que abandonar los estudios para atender a su bebé.

Como ellas, más de 33 mil guanajuatenses son madres adolescentes, de las cuales al menos 8 mil son de León, de acuerdo con estadísticas del INEGI.

La mayoría de estas adolescentes han tenido que dejar la escuela para cumplir con su obligación de ser mamás.

A partir de este año, mil de estas mamás adolescentes tendrán la oportunidad de regresar a la escuela, con un programa de becas llamado ‘Promajoven’.

El programa, promovido por la Secretaría de Educación de Guanajuato y el Instituto de Financiamiento para la Educación (Educafin), es insuficiente, pues sólo atenderá a 1 de cada 30 mamás adolescentes.

Este apoyo busca frenar la deserción escolar, y se otorgará por medio de una tarjeta.

El pago que recibirán las menores es de 650 pesos mensuales hasta por 10 meses, dependiendo del tiempo que falta para que concluya sus estudios.

El dinero sólo se podrá utilizar para gastos inherentes a la preparación académica o gastos relacionados con la subsistencia de los hijos.

Los requisitos

Las condiciones para que las embarazadas se conviertan en candidatas, es que quieran cursar cualquier modalidad pública del sistema educativo del estado de Guanajuato, ser mexicana, tener entre 12 y 18 años 11 meses de edad al momento de solicitar la beca.

Otro requisito será que la solicitante no tenga otra beca o esquema de apoyo económico, con excepción de las madres que sean beneficiarias del programa Oportunidades de Sedesol.

Se dará prioridad a las adolescentes cuya familia tenga un ingreso menor a cuatro salarios mínimos (236 pesos diarios) y a las que procedan de municipios de media o alta marginación.

Las candidatas que no hayan sido elegidas podrán volver a concursar en una próxima convocatoria.

De acuerdo con información oficial del INEGI, el 18% de los nacimientos registrados en Guanajuato son producto de embarazos adolescentes.

El 2.9% de esas mamás precoces no tienen escolaridad, 29.8% sólo completaron la primaria y el 38.2% la secundaria.

cifras PROMAJOVEN

‘Quiero superarme y estudiar’

Lizet González dejó la escuela y el trabajo porque quedó embarazada a los 16 años de edad, cuando recién salió de la secundaria.

Ella ahora es mamá de dos niñas y su plan es trabajar y estudiar al mismo tiempo para independizarse de su mamá, que es la que la apoya con los gastos de sus hijas.

“Mi mamá ha estado siempre, me apoyó mientras estudiaba, me decía que siguiera estudiando, pero tuve un noviazgo difícil, hasta ahora el padre de mis hijas no me ayuda con el gasto por lo que ya tengo que empezar a trabajar”.

Lo primero que quiere es conseguir un trabajo y dedicarse a ello durante un año para ahorrar; después pretende inscribirse a la preparatoria abierta o a alguna otra modalidad que le permita trabajar de lunes a viernes y estudiar los fines de semana.

“Mis papás me insisten en que estudie, que ellos me apoyan con los pañales y el alimento y yo me pague la escuela o pida una beca. Yo quiero superarme y ofrecerle algo mejor a las niñas”, compartió. 

Y aseguró que en caso de recibir una beca como las que ofrecerá a partir de este año el Gobierno, la aprovecharía por completo en pagar lo referente a los estudios.

Cambia escuela por bebé

“Si hubiera conocido que daban becas para las embarazadas, no me hubiera salido, me hubiera ayudado a seguir pagando la escuela”, lamentó Emma Concha.

A los 16 años quedó embarazada cuando apenas iba a ingresar a la preparatoria. Ahora su bebé tiene un año 7 meses y los gastos los absorbe su mamá que se ha hecho responsable desde que nació.

A pesar de estar inconformes con el embarazo precoz, sus papás siempre mantuvieron su apoyo hasta ahora y la impulsaron para que continuara estudiando la preparatoria.

Sin embargo, Emma decidió dedicarse por completo al embarazo.

Sin estudios, se ha vuelto complicado encontrar un trabajo para que tenga un medio de ingreso.

Su madre Yolanda González compartió que si se hubiera enterado de las becas que otorgaban a embarazadas, con mayor razón hubiera insistido en que siguiera estudiando.

“Le hubiera dicho: ‘Estás embarazada, pero igual sigue estudiando’. Me preguntaba qué hice mal, yo no tuve estudios porque no contaba con el apoyo de mis padres y hubiera querido que ella estudiara para poder defenderse y que tuviera un trabajo mejor”, compartió la mamá.

Ahora Emma tiene 18 años, no está casada y mantiene las ganas de seguir estudiando en un sistema accesible, aunque mientras no consiga un trabajo o no tenga un medio de ingreso, no podrá hacerlo.

“Sí tengo ganas de seguir estudiando, es difícil porque con lo que le pagan a mi novio no nos ajusta para el gasto del bebé y no puedo pedirle a mi mamá más dinero para pagar la escuela porque no es justo”, señaló Emma.

‘Ya no entré a la prepa’

Un embarazo inesperado frustró los planes de Karla Sánchez de seguir estudiando.

Todavía no estaba inscrita a  la preparatoria cuando se enteró que estaba embarazada, por lo que tuvo que modificar su plan de vida para atender como prioridad las necesidades de su bebé.

Por decisión de sus padres fue que ya no continuó con su preparación académica, pues le dijeron que sería más conveniente que volviera a ingresar a la preparatoria después de que tuviera a su hijo.

“Ya no entré a la prepa, mis papás ya no me dejaron, me dijeron que mejor después de que tuviera al bebé y por eso mejor decidí esperarme”, compartió Karla.

Aunque comentó que su afán es seguir estudiando, pero debido a que ya nació su hijo no ha podido buscar una institución en la que tenga oportunidad de dedicarse a él y a sus estudios.

“Sí quiero seguir estudiando, pero no he podido buscar algo que me facilite cuidar al bebé e ir a clases. Si entro a estudiar, a veces mis papás me ayudarían a cuidarlo”.

Una beca como la que ahora promueve la SEG para mamás adolescentes le hubiera servido para pagar los gastos relacionados con la escuela.

“Yo creo que sí hubiera entrado si hubiera sabido de la beca, pero ahorita quiero dedicarme al bebé, apenas tiene un mes y sigo viviendo con mis papás que de alguna forma me apoyan mucho”.

Por ahora no está en sus planes ingresar a estudiar. Ya nació el bebé, pero esperará a que cumpla por lo menos un año de edad para regresar al camino que había trazado antes de quedar embarazada.

PARA ANOTAR...

Menos de 50% de las madres adolescentes tienen pareja estable.

Cerca de 70% de los casos ocurre en niveles socioeconómicos bajos, con los problemas como marginación y desintegración familiar.

Se produce una separación de los grupos sociales a los que las madres adolescentes pertenecen.

En la mayoría de los casos se abandona la formación escolar.

Es frecuente la expulsión o el abandono del hogar.

El embarazo no planeado en una adolescente puede provocarle serios trastornos biológicos, sobre todo si es menor de 15 años.

Escribir un comentario

No se permite utilizar palabras que puedan ofender a cualquier persona. En el caso de que los comentarios publicados sean mal intencionados, portal SMA podrá borrar cualquier mensaje que pueda ser ofensivo.


Código de seguridad
Refescar